Septiembre es aventura

Empieza el curso 2015-2016. El milenio ya se estrenó hace tiempo y volvemos a pisar un septiembre más mayores que nunca. Sé que para muchos septiembre no es, precisamente, el mes favorito del año, ya es tiempo de volver a la rutina, acaban los días de vivir de sol a sol, sin reloj, ni horarios, ni aulas.

Sin embargo, septiembre tiene tantas cosas buenas como quieras. Es el mes en que vuelve la actividad, las películas a las carteleras de cine, las series que nos encantan y todavía tenemos increíbles días que huelen a verano. Suenan canciones distintas y melodías que nunca habíamos escuchado antes. Las playas están vacías de turistas, los atardeceres son diferentes y nos acaricia un sol casi otoñal, bajo el que enamorarnos otra vez. Septiembre es amor. Y música.

Éste es el mes que empieza a refrescarnos la cara y las tardes con amigos y las fotos con ropa de algo de abrigo. Es el mes de elegir bufanda, de llenar cajones, de leer libros. Vuelve el fútbol, el baloncesto, vuelven los programas de la tele. En septiembre vuelven los que se fueron, con muchas historias y más ganas de empezar. Septiembre es ajetreo y caos y vueltas de tuerca.

Con el fin del verano llega lo nuevo, las nuevas caras, los nuevos planes, el nuevo compañero de clase, el nuevo profe, el nuevo vecino, el nuevo, la nueva, lo nuevo… Y, quién sabe, si quizás lo que es nuevo ahora sea insustituible, en tu vida, el próximo septiembre. Septiembre es, sin darnos cuenta, el mes en que empezamos a crear y a conocer. Septiembre es novedad.

Además, en septiembre hay kilos de incertidumbre, hay emoción, porque todo está por escribir. Septiembre es el mes de las promesas y de los mil y un propósitos que juramos cumplir; “me voy a cuidar más”, “más fruta y menos porquería, lo juro”, “voy a estudiar desde el principio”, “voy a ser mejor persona este curso”, “empezaré a hacer más deporte”, “mamá voy a usar menos el móvil”, “prometo que me voy a desenganchar de Instagram” y toda una serie de enunciados que construimos para este año que comienza, incluso conseguimos cumplir alguno de ellos. Septiembre es el gran lunes del año. Es el mes que más nos cuesta, como un lunes normal pero a lo bestia. Al mismo tiempo, es el mes de los soñadores, empieza el día 1 y se hace grande con todos los sueños que nos quedan. Septiembre es el gran reto.

Aunque empecemos septiembre con todas sus novedades, no podemos olvidarnos del verano, que ha sido nuestra vida acalorada estos meses atrás. De hecho, está prohibido olvidar. Está prohibido olvidar el verano y los buenos momentos, los amigos que nos hicieron felices y los recuerdos que nos dan energía en los días grises. Septiembre es recuerdos.

En definitiva, vamos a rodearnos de todo lo vivido y sentido estos meses para seguir el camino, para avanzar, para crecer y ser los mejores. Queda prohibido dejar de soñar cuando se caigan las hojas, porque el verano más auténtico es un estado mental perenne, que nunca acaba, ni siquiera cuando se acerca el invierno. Está prohibido olvidarse de las playas, de los días largos, del calor. Está prohibidísimo olvidarse de las aventuras que nos han hecho más sabios y de los amores que nos han hecho más humanos de lo que éramos en junio. Todo ello ha quedado tatuado, invisible, bajo nuestra piel de aventureros dispuestos a descubrir cada mes de un año irrepetible. Septiembre es aventura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s