Oralidad, divino tesoro

La expresión oral, la exposición de un tema, el debate,… Todo lo que tenga que ver con la oralidad es, o suele ser, el gran desconocido de las distintas materias y, lo que es peor, el gran desconocido de la Lengua.

Pensamos que no son contenidos tan importantes como el texto expositivo, la argumentación, la sintaxis,… o Góngora. Sin embargo, lo es más. Sin la destreza comunicativa oral no podemos argumentar con éxito, no podemos explicar un tema a los demás o preguntar correctamente acerca de la sintaxis y seremos, por supuesto, incapaces de hablar de Góngora.

Fuera del aula, hablamos más que escribimos. Quien protagonice el comportamiento contrario es que está, en algún sentido, apartado del mundo social, laboral, académico,… Y pasa sus horas dedicado, exclusivamente, a la escritura. Y es que incluso el escritor, hoy en día, acude a los medios de comunicación, para hablar de sus libros, da entrevistas y, por descontado, se relaciona con los demás; vive en el mundo. Mundo del cual, en muchas ocasiones, extrae su inspiración y sus historias.

Es, por tanto, muy necesario trabajar las destrezas orales y la comunicación oral en el aula, sobre todo en clase de Lengua. Pero no hacerlo un día aislado y separado de los contenidos que hacemos saber “importantes”, sino como una parte más, al menos, igual de importante.

¿Cómo exponer en público?, ¿cómo hablar correctamente?, ¿cuáles son los errores más comunes cuando exponemos un tema a los demás?, ¿cómo argumentar y defender mi opinión?, ¿cómo moverme, mirar,… cómo lograr conexión con quienes me escuchan?

Son cuestiones que resolveremos sin grandes dificultades cuando asumimos la expresión oral como intrínseca en nuestro día a día como profesores y alumnos. Hemos de perder miedos, despojarnos de prejuicios y lanzarnos a ese plano de la lengua. Hablar, escuchar, hablar, escuchar,… es lo que más hacemos a lo largo del día y, por extrañas razones, son actividades que dejamos en el quicio de la puerta cuando entramos a clase.

Oralidad, divino tesoro. El misterio es encontrar el mapa que nos lleve, por el mejor camino, a este tesoro de la comunicación humana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s